[SAUL KURTOri gutuna] 1 año. 365 días

Aupa Saúl,

Hoy, 22 de octubre de 2013, se cumple un año de tu detención, 365 días desde aquel fatídico día de otoño.

Basta con mirar la hemeroteca de cualquier medio de comunicación para comprobarlo, pero en mi caso particular será difícil olvidar esa fecha, pues un motón de cosas sucedieron a lo largo de esa misma semana, así que voy a intentar contártelas en orden.

La víspera de tu detención, en plena resaca electoral de aquella noche en la que habíamos puesto bastantes esperanzas en lo que pudo ser y luego no fue, tuve la mala fortuna de meterme un tajo en el dedo gordo en el cual todavía me queda la huella de los 7 puntos de sutura que tuvieron que darme en el hospital de Basurto. Desde aquel día me di cuenta que las navajas de “las gentes de Bilbi” trabajaban mucho más fino que las de nuestro barrio, -importante aunque tardío descubrimiento-.

Con el dedo hinchado como una bota y un intenso dolor en el mismo, el lunes (22 de octubre) al mediodía estaba comiendo tranquilamente con tu hermano en la calle Lutxana. Pasadas las 15,30 horas, cuando ya estábamos con el café, sonó el móvil de Alberto con una de esas “alegres y tranquilas” melodías que suele llevar puestas (en este caso creo que se trataba de Kloratita).

No hicieron falta muchas explicaciones, le cambio la cara e instantáneamente nos dijo: “Han detenido a Saul”.

¿Dónde, cuándo, está bien…? Un montón de preguntas que al otro lado de la línea solo nos podían contestar con “tranquilos, parece que está bien, en breve habrá más información”.

Al de poco tiempo, los periódicos afines al régimen empezaron a funcionar, y a eso de las 4 de la tarde, ya informaban de tu detención en la localidad de Puy-Saint-Gulmier (Departamento de Puy-de-Dôme, Auvernia) con todo tipo de detalles: que si salías del supermercado, que si ibas en coche y te tocó el mítico “control rutinario”, que no ibas armado, que estaban registrando un piso en esa misma localidad… toda esa información que no se facilita a la familia y que los corresponsales obtienen a las primeras de cambio a través de las famosas “fuentes antiterroristas”.

Fue una tarde intensa, salir pitando para el barrio con tu hermano, las típicas reacciones de nervios con tu ama y tu tía que poco a poco conseguimos calmarlas, comentarlo después con tus primos ya más fríamente, empezar a compartirlo con toda la gente de Zorrotza y convocar las primeras movilizaciones. Tarde de infarto en la que, te juro, mi dedo no tuvo tiempo de dolerme hasta que caí rendido en la cama pasadas las 12 de la noche.

Al día siguiente, ya más tranquilos, seguimos más o menos con la misma dinámica: estar con la familia, trasmitir a la gente del barrio lo poco que sabíamos de tu situación y vuelta a movilizarnos por las calles para denunciar tu detención y poner de manifiesto que el barrio no lo compartía.

El viernes 25 te trasladaron a París y el sábado pudimos enterarnos que habían ordenado tu ingreso en prisión. Lo que “viviste” esos días, y como transcurrieron para ti, ya nos lo has detallado por carta, así ahora toca que yo siga con mi versión de los hechos.

Casualidades de la vida, el viernes 25 de octubre (día festivo anti-natura instaurado por Patxi López y que a día de hoy aún sigue vigente) el Athletic Club jugaba en Lyon contra el Olympic su partido de Europa League, y como buenos seguidores rojiblancos y amantes de la farra futbolera teníamos todo montado desde hace un mes para ir allí. Además para continuar con las casualidades y aprovechar el viaje, el sábado habíamos planificado subir a París para pasar el fin de semana en plan turista.

Mira tú por donde que según devoramos kilómetros camino de Lyon, tuvimos que atravesar de punta a punta en coche el famoso departamento Puy-de-Dôme, así que aparte de ser de nuevo el tema central de conversación, pudimos comprobar que íbamos haciendo el recorrido a la inversa que tú lo estabas haciendo. De donde tú te ibas (o mejor dicho te llevaban) nosotros íbamos llegando.

Tras un partido un tanto tristón (nos zumbaron 2-1 en el minuto 86) y una mini-farra nocturna por Lyon, el sábado a la mañana salimos camino de París. Sabiendo que no andarías muy lejos, ya habíamos previsto subirte una mochila con objetos personales para cuando salieras de la incomunicación, pero al final lo pudimos arreglar con los familiares que los compañeros/as presos/as en las cárceles parisinas, así que subimos “de vacío”.

Llegar a París y enterarnos que ya habías pasado ante el juez y que había ordenado tu ingreso en prisión, fue todo uno. Una vez más íbamos contra corriente. Ese mismo sábado visitamos Île-de-France, y más tarde pudimos saber que pocas horas antes habías estado recluido allí dentro. Creo que a lo largo de ese fin de semana no tuvimos más “casualidades”, pero quien sabe si en algún momento estuvimos a escasos metros de ti sin saberlo.

Tras volver de París el domingo a la noche, en el barrio se había convocado una manifestación para el martes 30, a la cual se había invitado a los grupos del barrio. Cuál fue mi sorpresa al ver que una de las peñas del Athletic Club del barrio acudió con pancarta propia a la manifestación (juro y perjuro que no era mi peña). Las risas del personal al respecto fueron llamativas, “Saúl y el futbol” un binomio que hasta ahora no había encajado nunca y que a lo largo de esta vibrante semana estaba mostrando una relación más que sospechosa.

Voy finalizando, el motivo de esta carta no es otro que reconocer que en Zorrotza se nos ha pasado rápido, muy rápido, estos 365 días. En mi caso, tan rápido que ni tan siquiera he sido capaz de escribirte una carta en todo este año para contarte, por ejemplo, esto mismo que ahora estoy haciendo público. Pero como dirán por Fresnes “C’est la vie”, soy un poco desastre así que espero que la próxima carta que te dirija tarde menos de 365 días en ver la luz.

Y si es posible hacerlo en persona y en la calle, sería sin dudas la mejor de las noticias.

Animo eta segi aurrera! Maite zaitugu!

Carta remitida por un vecino del barrio y colaborador de Zorrotza.info

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s